Seguiremos con la lucha que empezaron otras

“Si te tira del pelo o te hace de rabiar es que le gustas” “¿Dónde vas con esa ropa? Parece que vas provocando” “ Tía qué borde, sólo quería quedar, como estabas soltera…” “¿Por qué sales a la calle, por qué te manifiestas? Al hacerlo, tú misma estás diciendo que eres diferente. Si quisieses igualdad no te manifestarías…”

¿No estáis cansados de tantas y tantas frases, del día a día, tan absurdas como estas? Paula sí, mucho.

Hoy, 8 de marzo, Paula no se manifestaría en la calle, no por falta de ganas, sino por las circunstancias en las que nos encontrábamos mundialmente. Pero, como cada año, se haría oír más que cualquier otro día. Gritaría desde casa, sí, pero ni una pandemia mundial, le mantendría la boca cerrada. Porque se lo debía, se lo debía a todas las mujeres: no rendirse, no callarse, no agachar la cabeza y mirar a otro lado. No podía hacer nada de eso por ellas.

Por todas aquellas mujeres de nuestro pasado que lucharon sin rendirse para conseguir tantos derechos que tenemos ahora: por aquella primera mujer que voló una avioneta, la primera mecánica, o a aquella loca que se le ocurrió ir en contra de los vientos y subirse a un formula 1. Por todas ellas, que nos han ido abriendo camino en esta sociedad machista.

Por todas aquellas que ya no están con nosotros, porque, aun NO habiendo machismo, su marido, pareja o ex pareja, las ha matado por violencia machista, porque sí, señoras y señores, en su mente retorcida, tienen todo el derecho a hacerlas daño, porque son de su propiedad, y si no quieren ser suyas, no serán de nadie, y mucho menos felices. A ellas, que el año pasado nos abandonaron 45 mujeres, 45 en un solo año, por una sola razón. 45 fallecieron pero, ¿cuántas mujeres estarán ahora mismo, mientras que tú lees esto, encerradas en el baño llorando, en un hospital ingresadas por una brutal paliza, en una comisaría poniendo una orden de alejamiento, o cumpliendo órdenes de la mejor manera posible, para que no se enfade y asuste a su hijo por sus gritos? La respuesta no tiene número, porque hay mujeres que lo llevan en secreto, que pasan por ese infierno solas, pero estoy convencida de que, si lo hubiese, asustaría, y mucho.

Por todas aquellas mujeres que no salen por la noche solas, a las que salen pero van mirando a todas partes, asustadas, hablando por teléfono para sentirse más seguras, hasta llegar a su destino, sanas y salvas. A las que se visten como les da la realmente gana y tienen que aguantar todo tipo de comentarios blasfemos, repugnantes y sucios, porque “van provocando, y si no quiere que le digan nada que no se vistan así”, porque, por supuesto, una minifalda o un escote, le dan a un hombre el derecho humano de hacer lo que le venga en gana, sea lo que sea, quiera o no la otra persona, a la cual, por cierto, no conoces de nada o sí, que sería mas vomitivo todavía, porque, aunque no os lo creáis, una mujer se pone guapa para ella, no para que la violen en mitad de la calle y la intenten meter mano a la primera de cambio. A las mujeres solteras, que están solteras porque les da la gana, y que estén solteras, escuchad muy atentos que os vais a sorprender, no significa que quiere con todo y cada uno de los que le hablan para llevársela a la cama. Alucinante, ¿verdad? Pues realmente es cierto. Qué sinvergüenzas…. estas mujeres, de verdad, encima de que te acercas por ella, para darles placer, que les envías fotos de tu maravilloso amiguito sexual, sin saber siquiera si ella está interesada ni siquiera en tener una conversación contigo, y encima te ignora, incluso puede ser que hasta se lo tome mal…Desagradecidas… Las mujeres son unas desagradecidas.

Por cada una de las mujeres: trabajadoras, libres, independientes, luchadoras, solteras, en pareja, casadas, con hijos, sin hijos, estudiantes, creyentes y ateas, a las que le sobra el dinero y a las que no, las forofas del fútbol, las que meditan y las que su mayor afición es la cocina, a todas, a todas y cada una de ellas. Porque todas se merecen la igualdad, la igualdad realmente: en un trabajo, en casa, en la calle, en el instituto…

Por su hija. Odiaba demasiado esta sociedad, de gente inhumana, de cínicos, que iban con la cabeza bien alta creyéndose las mejores personas del universo, y si Lucifer existiese y se dedicase a castigar, estarían los primeros en su lista. No podía quedarse de brazos cruzados, mirando a otro lado y enseñando a su hija que eso, eso que veía todos los días en cada lugar, era lo normal. No podía irse de este mundo, dejándola sola ante tanto infierno. Al menos tenía que enseñarla que no es así, que las cosas tenían que cambiar, que ella tenía todo el derecho a ir sola por la calle sin miedo, a vivir sola sin necesitar a nadie, a estar con alguien que le trate bien, le respete y no le quite su libertad, y a huir de gente que no sepa tratarla como se merece.

Y, por supuesto, lo hacía por ella. Porque ella era mujer, madre, soltera, trabajadora, y con suerte, de seguir con vida y poder manifestarse. Porque toda mujer ha pasado por escenarios machistas, y Paula no iba a ser menos: se metió en un módulo de “hombres”, trabajó en una empresa que se dedicaba a un trabajo de “hombres”. Si Paula hubiese hecho caso a sólo uno de los comentarios que escuchaba de la sociedad en general, Paula hubiese tirado la toalla, no hubiese estudiado lo que estudió, no hubiese cogido ese trabajo que tanto adoraba realizar, y se hubiese dedicado a cualquier otra cosa, pero ¿hubiese sido tan feliz como le hacía ser esas clases o ese trabajo?Claro que no.

Estuvo 10 años creyéndose culpable y sintiéndose sucia, porque, con15 años, alguien inhumano pasó una foto suya que no tenía que haber pasado. Cada comentario que le decían, cada mirada de asco o cada risa cuando pasaban por su lado, fueron empequeñeciéndola poco a poco, haciéndola sentir culpable, mientras, que la persona que hizo daño e hizo mal, era un héroe, la gente le aplaudía por lo que había hecho, increíble, ¿no? Pasaron 10 años hasta que se dio cuenta, que, por mucho que dijeran lo contrario, no había sido ella quien hizo algo mal, ella no hizo daño a nadie, ella no le perdió el respeto a nadie, ella no anuló la intimidad de nadie, 10 años hasta que consiguió liberarse de esa carga.

La maltrataron psicológicamente. Sí, no la pegaron una paliza, no la dejaron moratones en la cara, es cierto, pero la destruyeron día tras día, la enjaularon, humillaron, tratado de criada, aprovechado de ella y de su dinero. Vivía infeliz, triste, acobardada, con miedo a decir algo por si le sentaba mal y la discusión que podría ocasionar.Todo ocurría por su culpa, no podía hacer nada sola, ni con amigos, siempre tenía que ir con él. Se fue quedando sola, se salió con la suya, y Paula no lo vio, porque, por supuesto, toda razón era : lo hace porque me quiere, es normal su actitud, es un poco protector. Abrió los ojos y huyó, creyendo que por fin se acabaría esa pesadilla y empezaría de cero, hasta que se dio cuenta, que si un loco no quiere, no le va a dejar en paz nunca.

A día de hoy Paula vive sola, con su hija, su trabajo y su dinero para ellas solas. Es feliz. Por fin ha recuperado todo lo que perdió, el coste por su libertad. Y, aunque sigan intentando empequeñecerla, manipularla y acosarla, no podrán volver a enjaularla.

Hagamos un favor al mundo, y enseñemos que estas situaciones, que a día de hoy es la normalidad, no lo son. Enseñemos que tienen que ser la excepción de gente mala que no debería existir.

Y, a todos aquellos hombres, que creen en la igualdad, que nos respetan y valoran en todas y cada una de las situaciones, gracias, de verdad, gracias. Porque esta sociedad ciega y sorda, necesita aprender mucho de vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: